PERLAS CLÍNICAS: QUISTES HEPÁTICOS



Complicaciones: hemorragia, ruptura, infección, compresión de la vía biliar. Rara vez transformación maligna (Cista-adenocarcinoma) o choque anafiláctico (quiste hidatídico)

* Quiste simple. No comunicado con el árbol biliar. Lóbulo derecho, género femenino. Dolor abdominal nauseas. Generalmente los pacientes sintomáticos, son aquellos con los quistes más grandes. Pueden producir atrofia de tejido hepático adyacente; también atrofia del lóbulo hepático principal.

Las complicaciones, son más comunes en quistes grandes.
El aspecto ecográfico permite diferenciar el quiste simple de otras lesiones.
Los quistes mayores de 4 cm se siguen periódicamente (a los tres, a los seis y a los 12 meses). Si el tamaño está estable por dos o tres años, no es necesario más seguimiento.Si el quiste crece o se hace sintomático, la lesión debe caracterizarse histológicamente.


Cistadenoma.  Mujeres; lóbulo derecho; dolor abdominal y anorexia; se diferencia de los quistes simples por los septos y las proyecciones papilares vistas en la imagen.

El quiste por equinococosis, tiene calcificaciones y los pacientes tendrán serología positiva.

La conducta es quirúrgica, dado que la transformación maligna es tan alta como el 15%. No sirve la aspiración. La conducta debe ser radical: no es posible distinguir por imagen una lesión benigna de una maligna.

Cista-adenocarcinoma. Transformación maligna desde un cista-adenoma. Propio de ancianos.

Quiste hidatídico. Producido por la forma larvaria Equinococus granulosus adquirido de perros infectados. Estructuras llenas de líquido, con una membrana derivada del parásito. Usualmente asintomáticos.

Cuando se hacen sintomáticos, se deriva del efecto de masa o las complicaciones, tales como rompimiento peritoneo, infección u obstrucción biliar. Pueden extenderse por debajo del diafragma al árbol bronquial y causar hidatidosis pulmonar o fístula bronquial. Los quistes pueden acompañarse de infección bacteriana secundaria.

Comentarios

Artículos populares

Guías CHEST 2016: 1. Abordaje terapéutico del paciente con trombosis venosa profunda y embolia pulmonar.

Guías americanas recientes (2013): ATP IV, 2013 ACC/AHA Guideline on the Treatment of Blood Cholesterol to Reduce Atherosclerotic Cardiovascular Risk in Adults: A Report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines.